viernes, 6 de julio de 2007

El Gran Germà de la Llèngua

Ezquerra Republicana de Catalunya (¿Ezquerra?¿Republicana?) acaba de anunciar que se pone manos a la obra para obligar, por ley, a los profesores y a los alumnos de los institutos catalanes a hablar, dentro del recinto escolar, siempre, a todas horas, en catalán. Esto es, en clase (por supuesto), en el patio, en la máquina de café, en la sala de profesores, en el rincón de fumar, mientras comentan con un compañero el fin de semana o le explican a la compañera que tampoco aguanta al niño fulano de tal.

Como la palabra "obligar" es demasiado certera para definir lo que realmente pretenden hacer, un portavoz de ERC se ha apresurado a aclarar que de ningún modo su partido ni la ley que promueve obligará a nadie a hablar una lengua determinada, sino que sencillamente promoverán una "actitud activa" en el uso del catalán en el centro.

Estoy en ascuas. ¿Cómo lo van a hacer? ¿Comisarios lingüísticos? ¿Comisiarios lingüísticos camuflados? ¿Comisarios lingüísticos con acento murciano, gallego, o senegalés, previamente entrenados, que se inflitren hábilmente en los corrillos de compañeros, mientras comentan el partido del domingo, usando el castellano para cazar a los hablantes desafectos? ¿Monitores-comisarios lingüísticos, vestidos de pardo, pantalón corto, pañuelo al cuello, paseando por el patio con un micrófono telescópico de gran alcance con el que captar "ha sido gol" "y una mierda, ha sido poste" " voy a cortar con Mohamed" " qué me dices, si está buenísimo" "che pibe, no te preocupés, a mi me gustá" ...

Las leyes de la lingüística (esas sí ) son inexorables: el uso del catalán en estos centros está perdiendo terreno. La lengua útil es el castellano para un montón de immigrantes que han llegado a nuestra tierra. La lengua materna sigue siendo el castellano para un montón de estudiantes hijos de hijos de inmigrantes nacionales. El catalán es la lengua de un pais pequeño que está en contacto con dos lenguas muy poderosas en número de hablantes: el catellano y el inglés. El catalán, según las leyes de la lingüística (que se parecen mucho a las leyes de la vida misma) será, es, un lengua con un destino incierto, y por eso hay que protegerla, promover su uso y mimarla, pero no, nunca, a costa de que los ciudadanos de un pais pierdan los derechos más fundamentales y elementales, su derecho a hablar como les de la real gana, su derecho a la intimidad, su dereccho a relacionarse como les salga y con quien les salga.


ERC se está ganando el derecho, por méritos propios, a ser comparado, por sus ideas, por sus intenciones, por sus propuestas, con un movimiento de cariz fascista. ERC promueve, con esta hipotética ley, un "Gran Hermano de la Lengua". ERC ni es de Izquierdas, ni es republicana y tampoco es de Catalunya, porque de este hermoso pais se es, uno es catalán, porque a uno le de la real gana ser, hable lo que hable, castellano o catalán, durante siglos y siglos, o las 120 lenguas que se oyen ahora mismo en las calles de cualquier pueblo de Catalunya y, por el momento, en los patios de los institutos. ¡¡Qué maravilla!!

Porque... ¿Hay alguien, todavía, que se atreva a afirmar rotundamente, hoy en día, con objetividad lingüística, que la lengua propia de Catalunya es y ha sido desde siempre el catalán y sólo el catalán?

Vuelvo mañana

2 comentarios:

R de Relean la historia por favor!! dijo...

AYYYYYYYYYSSSSSHHHH...
Me entristece tener que reconocer que a estas alturas, todavía es necesario explicar lo que explicas en tu post. Yo hace tiempo que me cansé de repetir ese mismo razonamiento y me alegra ver que almenos tu no pierdes la fe en que algun dia algunos lo entiendan y asimilen. Además eso me permite disfrutar de tu prosa, que siempre es agradable leer.

Tienes toda la razon del mundo (mundo plurineuronal, claro, por que el unineuronal piensa de otro modo).

fiorella dijo...

Ando leyendo tu blog como verás. Me encanta lo que leí hasta ahora, por estar en acuerdo,por no estarlo, por hacerme pensar y dudar, con lo que me gusta dudar. Estos días atrás estuve buscando algún libro de Tom Spanbauer,"El hombre que se enamoró de la luna" más precisamente, y en mi país es un desconocido o apenas un nombre que le suena a algún librero.
Te dejo mi mail fioruchi5@gmail.com,me gustaría que me escribieras, mi nombre es Fiorella y soy uruguaya. Un beso