martes, 14 de febrero de 2012

Carta abierta al profesor Vicenç Navarro



Profesor:

Probablemente nunca llegue a leer esta carta y, por tanto, el hecho de escribirla se convierte automáticamente en un sinsentido. De todos modos, me da exactamente igual, porque también están llenas de sinsentido todas las acciones que hasta ahora se han puesto en marcha para intentar detener el curso de los acontecimientos que se vienen sucediendo de un tiempo a esta parte y que en los últimos días adquieren una velocidad de vértigo.

En poco más de unos meses, el gran poder financiero, los políticos a los que hemos delegado la soberanía nacional, aupados con el voto de casi 10 millones de personas, y la pasividad política de otras tantas, han propiciado la aniquilación histórica de los derechos de los trabajadores y el derrumbe de los pilares del llamado Estado del Bienestar.

Por otro lado, gracias al resultado de algunos procesos judiciales, hemos podido comprobar, por si a alguien le quedaba todavía alguna duda, para quién y con qué fines actúa la Justicia en España.

De manera que el mapa de la situación no es otro que un poder ejecutivo que trabaja como si de un consejo de administración se tratase; un poder legislativo que actúa como una asamblea de accionistas y un poder judicial que impide la fiscalización de actividades que son, a todas luces y descaradamente delictivas, y que condena a quien las persigue. Con lo cual, el pueblo español se encuentra en este presente concreto en una situación de indefensión que no se daba desde la dictadura de Franco. Vivimos en un Estado de Excepción.

Y ante este panorama, los partidos tradicionales de izquierdas, aquellos en los que los más débiles podrían confiar su destino y su bienestar, están desarbolados, vacíos de ideas, sobrepasados por la Historia, sin la legitimidad ni la credibilidad necesaria como para hacer frente a lo que se nos está viniendo encima.

Por tanto, se produce entre la mayor parte de la sociedad una sensación de orfandad y desorientación cuyas consecuencias a medio plazo aprovechará el primer mercachifle demagogo que aparezca y que se ganará la confianza de las personas con un discurso tan atractivo como peligroso.

De ahí que me dirija a usted, y a otros como usted, inteligencias claras y racionales, capaces de vertebrar de verdad, eficazmente, un espacio de organización política en la que los trabajadores y las trabajadoras españoles encontremos una herramienta con la que hacer frente a este auténtico golpe de estado legal; una herramienta que genere una alternativa política creíble, basada en la realidad, en el respeto escrupuloso a los derechos humanos y con la que seamos capaces de recuperar la Historia.

Más allá de su valiosísimo trabajo intelectual, -que admiro- las personas que creemos en la construcción de una sociedad más justa necesitamos el liderazgo político de un grupo de personas, capaces, preparadas y con las ideas bien enfocadas. Sin su participación efectiva en la política española, estamos cada vez más cerca de una nueva era de oscuridad y de sometimiento.

Estamos muy solos, profesor Navarro.

13 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Buenísima entrada, me la llevo al Nido. Un abrazo.

Ana Rodríguez Fischer dijo...

Puedes añadir mi firma a tu carta.
Los ensayos de Navarro (y su presencia y su voz viva) han sido fundamentales en tiempos de extrema confusión y eslóganes y gritos y palabras tan vacías como intercambiables. Y ya es ¿curioso? que sólo hombres (personas) de cierta edad estén poniendo los puntos sobre algunas íes, sin tapujos.
Abrazos!
A veces me desespero en clase. Recorres la "utopía" de la historia moderna, el sangrante y sangriento XIX (espléndido el ensayo de Jacques Heers: Europa, madre de revoluciones, en Alianza Editorial)y... sin pestañear.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Loli, ya te he dicho que si no es por tu nido pierdo esta entrada, así es que aunque muy literaria no es, muchas gracias

Ana
Es desesperante lo que está pasando. Estamos paralizados, pasmados, boquiabiertos, sin poder de reacción. Me duele decirlo, porque odio a Ortega con todas mis fuerzas, pero necesitamos a los mejores, porque si no, estamos abocados al fascismo, con todas sus letras, f a s c i s m o .

Leeré a Heers, Gracias por el apunte

Hostal mi loli dijo...

Hola, quiero decirte que en las estadísticas del Nido tus entradas son de las más leídas, asi que ENHORABUENA. Un abrazo.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Muchas gracias Loli.
Si lo leyese quien quiero que lo lea...

ESTER dijo...

No olvidemos que está en peligro el Estado de SU bienestar.


Un beso,

Ester

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

El Estado del Bienestar ha caído ya. El suyo y el de todos. Tenemos que recuperar la Historia, la iniciativa, el discurso, y necesitamos a personas como Navarro al frente

Abrazos

Belén dijo...

Yo también firmo, Mariano... ¿te puedo poner en mi muro de feisbuk? (aunque el rollito voyeur-exhibiteur que creo que tienen estas "redes sociales" (?) no me mola nada..., lo que de exponencial que pueden tener a veces te sorprende, y aunque yo tengo "pocos" amigos agregados (escogidísimos), a lo mejor alguien interesante lo lee...
Un beso.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Vale. Yo no tengo Facebook, pero si sale en tu facebook con el nombre del blog puede ayudar a que llegue, quizá, quién sabe, y aunque llegue a quien tiene que llegar...
Gracias Belen
Abrazos

Juan Negro, investigador privado dijo...

Certero lo que dices.
Desde luego lo que ha pasado con Camps y Garzón resulta inquietante. Ahora sólo nos falta ver al Duque de Palma saliendo de rositas y directamente nos echamos a temblar, o a llorar de la pena.

La clase política considerada en su conjunto... ¿De verdad nos merecemos estos políticos de pacotilla a los que se les ve tan pero tan de lejos el plumero? Para llorar.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Se irá de rositas, seguro, y lo único que seremos capaces de hacer será abrir la boca como pasmarotes.

Para llorar, sí, para llorar nuestra pasividad. Mira los bachilleres imbermbes del IES LLuis Vives de Valencia, ESO es un ejemplo. Y los vecinos de Ruzafa, que es el barrio donde está la comisaría de policía donde les mantienen detenidos, lo más que se les ocurre es darles botellines de agua. ¿dónde está la izquierda? ¿dónde estan los líderes que puedan dar un poco de soporte a esos chicos? ¿por qué no utilizan esa movilización como banderín de enganche?

PACO GÓMEZ dijo...

Querido amigo, sigo aquí, cada vez más cercano a todos vosotros.
Un abrazo
Paco

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

¡¡Qué bueno tener de nuevo noticias tuyas Paco!!