jueves, 17 de septiembre de 2009

Un puño cerrado al viento (o la vergüenza ajena)


Tuvimos la experiencia , pero perdimos el sentido,
y acercarse al sentido restaura la experiencia
Eliot



Un puño cerrado al viento, que mira desafiante al cielo, es el símbolo de la fuerza del hombre que vive oprimido y tiene la voluntad de jugarse la vida para ganar la libertad suya y de sus semejantes.

Un puño cerrado al viento es la unión de todos los elementos que conforman una mano que se cierra para golpear y desafiar en un gesto altivo y digno al que le pide que la abra para depositar en ella las migajas de sus ganancias y las herramientas de su riqueza.

Un puño cerrado al viento, con sus cuatro nudillos como cuatro cimas, es una meta, una escalada, una aventura imposible para encontrar lo posible en la que al que lo cierra le va la vida.

Un puño cerrado al viento, junto a otro puño cerrado al viento, junto a decenas de puños levantados al viento, junto a millares de puños levantados el viento cambia la Historia.

Un puño cerrado al viento es homenaje, recuerdo y memoria, himno, oración laica dirigida hacia quienes dejaron sus vidas por mí.

Un puño se cierra y se alza al viento con pasión, decisión, rabia, valentía y dignidad. Un puño se cierra y se levanta al viento por necesidad.

A Leire Pajin y toda la ejecutiva del PSOE presente en Rodiezmo, con grande vergüenza ajena.

Vuelvo mañana

10 comentarios:

Ana Rodríguez Fischer dijo...

No se merecen la dedicatoria, Mariano. Simplemente porque entenderán tu acusación. Sólo saben de agasajos y adoraciones.

Ana Rodríguez Fischer dijo...

Quería escribir NO entenderán la acusación que hay en tus palabras. No te han leído y desconocen uno de tus recursos: la (de)mostración del absurdo por reducción al mismo. (Ya estoy en plan profe, como ves).

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Absurdo y utlización mendaz del símbolo, de la palabra al fin. Y más, después de que he sabido que 30 minutos antes de que se aprobase la ley de matrimonio homosexual en el congreso hace un par de años, se aprobó en el Congreso, el mismo día, la constitucion de las SICAV, Sociedades de Inversión Colectiva de Capital Variable: fortunones de centeneres de millones de euros que con esta ley sólo tributan ahora un 1% al fisco. Por supuesto fue una ley promovida por el PSOE y por el PP y no apareció en prensa porque el "matrimonio" se llevó los titulares, claro

Marcelino dijo...

La dignidad es atemporal, pero no está de moda. La moralidad tampoco. Los poetas, aunque estén muertos, deberían reconciliarse con la vida reclamándolas o exigiéndolas a ambas. Es su deber. Sin ellas, no hay vida. Sin vida, no hay poesía.
Mariano, también me avergüenza que aquellos hombres de "letras" que en teoría deben ser la voz de los que no la tienen, giren su espalda y optem por ser simples "eruditos a la viotea".

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Marcelino. Hoy leía que las batallas sociales se pierden no por cuestiones políticas, sino por cuestiones morales, por la traición. Efectivamente, a menudo ocurre que cuando un poeta (escitor, artista, etc...) se sube al carro del dinero, muda su voz original, reniega de ella y prefiere vivir en el halago fácil y la felicitación, y suele perder el enfoque, el punto de vista, la realidad cotidiana. Aunque por otro lado soy de los que piensan que un verso no cambia la historia, pero puede cambiar a un hombre. En fin, ardua cuestión. Yo creo que se trata de ser fieles al sentido creador y primigenio que tiene la palabra y no pervertirla, o ponerla en manos del poder. José Ángel Valente lo explicaba muy bien en "Las palabras de la Tribu". ¡Salud Marcelino, y gracias por pasarte por aquí.!

NENA dijo...

Aquí dejo un fragmento del poema "Ahora mismo" (Ara mateix) de Miquel Martí i Pol, musicado por Lluís LLach:

"Ahora mismo enhebro esta aguja
con hilo de un propósito que callo
y empiezo a remendar. De los prodigios que insignes taumaturgos anunciaran.
Ninguno se ha cumplido, y pasa el tiempo.
De nada a poco, cara al viento siempre,que camino de angustia y de silencios.
Mejor saber que estamos donde estamos, fijar los pies en tierra y proclamarnos herederos de un tiempo de renuncias en el que el ruido ahoga las palabras y la vida en espejos deformados.De nada valen quejas ni añoranzas,
ni la melancolía displicente
puesta como jersey o por corbata
al salir a la calle. Poseemos
apenas el espacio de la historia
concreta que nos toca, y un minúsculo lugar para vivirla. Nuevamente pongámonos en pie y que nuestra voz solemnemente y clara vuelva a oírse.
Que todos puedan escuchar quien somos y al final, que se vista cada uno como bien le parezca y ¡a la calle!
que está por hacer todo, y es posible."


Me encanta Martí i Pol y cuánta razón cuando apunta que el ruido ahoga las palabras y la vida es un conjunto de espejos deformados...

NENA

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Nena, gracias por compartir aquí el poema de Martí i Pol. Me quedo con los versos finales, que hago míos y escribo de nuevo como si los recitase en este espacio.
"Nuevamente pongámonos en pie y que nuestra voz solemnemente y clara vuelva a oírse.
Que todos puedan escuchar quien somos y al final, que se vista cada uno como bien le parezca y ¡a la calle!que está por hacer todo, y es posible".

¡Salud!

Ramon.Eastriver dijo...

Y mira que no puedo con Leire. Y mira que me indigno día sí y día también con el Gobierno. Y mira que... Que sí, muchísimos Y mira qué. Pero después me jode tanto que seamos tan estupendos. Tan pero tan estupendos. Porque veamos...
¿Alguien podría explicarme cómo hubiese gestionado la crisis el Partido Popular? Supongo que alguien podría contarme eso. Y con eso, Mariano José, ya está todo dicho.
La imagen que se me representa muchas veces cuando pienso en alguien de izquierdas es la de una vieja muy puesta que se escandaliza todo el rato. Si no hay puño porque no lo hay. Si lo hay porque lo hay. Si se suben los impuestos porque se suben. Si se bajan porque se bajan. Si se habla con ETA porque donde se ha visto. Si no se habla porque donde se ha visto.
Non problem. En dos años o menos tendremos (o tendréis... cada vez confío más en que Arenys sirva para algo) al otro Mariano. Y tranquilos que ese bajará los impuestos. Y no levantará el puño. Fijo.
(Dicho todo con mi afecto hacia ti, ya lo sabes)

Ramon.Eastriver dijo...

Igual me pasé y me sabe muy mal, porque coincido mucho contigo generalmente. Pero me indigna lo que está ocurriendo en el entorno mediático del PSOE. Prisa, que ya sabemos lo que es, se mete ahora con Zapatero aparentemente por el tema de la crisis. Obviamente no me lo creo. Mera cuestión de cornamenta, aunque jamás lo reconocerán. Van de dignísimos, claro. Pero los intereses económicos son los que mandan. Eso y los pretorianos socialistas que no aceptan que Zapatero no se ponga en plan facha con algunos temas (y mira, en otras cosas no, pero en eso estoy con ZP). En el fondo, ese malestar, deriva de eso: a muchos de izquierdas les incomoda enormemente que ZP no saque el látigo y se dedique a perseguir con contundencia algunas acciones que, ay Dios, ponen en peligro la unidad de España. Luego, los izquierdistas de toda la vida, se creen eso y lo que haga falta. Uno no puede ser de izquierdas y no ir a la contra todo el día. A la contra en novela, en literatura, en música... Ir a la contra es un actitud que queda estupenda, porque presupone un cierto criticismo. Lo pongo en duda: sucumben luego a lo mismo que critican, con una enorme virulencia además. Y no lo digo por ti, obviamente.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

No, yo no iba por ahí, yo comprendo perfectamente que en el sistema en el que estamos los políticos se muevan en el mundo de lo posible, que la macoreconomía manda, que la globalidad ha finiquitado defintivamente el contenido de la democracia, etc. y que los italianos de izquierdas de todos los matices babean cuando miran a la España de Zapatero: sí, ya. Pero se es o no se es, y si no eres no te apropies de símbolos ajenos para despojarlos de significado y utlizarlos de manera mendaz, publicitaria, de cara a la galería.
Libertad, democracia, participación, progreso, ciudadano,pueblo, justicia... son palabras sagradas a las que se les ha desvestido y torturado y se nombran y se dicen con fines mendaces, perversos, torticeros. El puño en alto es otro ejemplo.
Eliot lo explica mucho mejor que yo en la cita previa a mi entrada.
Si la izquierda quiere gobernar con sus valores tiene que hacerlo dentro de un sistema que se rija con otras reglas diferentes a las del capitalismo; um sistema que es el propio, el innato de la derecha conservadora. Y como parece que nadie está por labor, lo más honrado para aquellos que creen que son diferentes a los conservadores, es crear simbologías propias y no apropiarse de otras que nada tienen que ver con la aprovación de leyes como la de las SICAV.
En fin, vuelvo a la cita de Eliot: hay que recuperar y salvaguardar los símbolos para ponernos de nuevo a andar.
¡Salud Ramon!