viernes, 13 de abril de 2018

Ladrones de Repúblicas



Tiempo aproximado de lectura 6 minutos

Todos tenemos nuestros secretos, ideas que no queremos compartir, pecados que no podemos confesar, acciones de las que nos hemos  arrepentido  pero que nadie conoce y hacemos todo lo posible por ocultar. A veces forman parte de nuestro patrimonio porque un secreto en la recámara mantiene a raya a nuestros enemigos.
La confidencia neutraliza el secreto,  provoca tanto  la pérdida  de su naturaleza como  la efectividad  futura de la sorpresa.

Una confidencia, además, nos deja al descubierto. De ahí que, cuando revelamos en un  momento de debilidad  a quien  profesamos una inquebrantable confianza aquello que tanto tiempo fue  de nuestra propiedad exclusiva, tenemos que ser conscientes de que esa misma persona con la que compartimos lo desconocido mantiene y cuida relaciones de confianzas  similares -o quién sabe si más estrechas- con otros, y que esa confidencia que hicimos una noche, al calor de una copa, se convierte en  un barco de papel discurriendo a través de  un torrente, navegando en  un río de deslealtades y traiciones que fluye sin control, cuyo origen paradójicamente se halla en el manantial virgen de una pretendida amistad inquebrantable.

Igual que la vida, los secretos son barcos de papel que van a dar a la mar, que es la evidencia, donde se diluyen y mueren.

Mantener un secreto nos obliga a mentir. Secreto y mentira son sustantivos simbióticos, viven y perviven  recíprocamente. Sin embargo, los castizos saben que se coge antes a un mentiroso que a un cojo y que la cárcel es uno de los lugares con mayor densidad de secretos  por metro cuadrado. Todo el mundo es inocente gracias a la reserva numantina con que cada cual se cuida de no revelar la verdad de lo ocurrido antes de que las evidencias les condujesen ante el juez; evidencias que pueden convertirse en falsedades si disponemos de una buen abogado que nos ayude a camuflar convenientemente nuestro secreto. De hecho, podríamos afirmar  que la acción de la justicia está íntimamente relacionada con el descubrimiento de secretos.

La historia es otro  espacio donde existe una gran proliferación de secretos. Por eso, los poderosos, quienes heredan el botín resultante de  las victorias en las batallas y las guerras, suelen  traficar  con manipulaciones mientras encubren, ocultan y amortajan la verdad de lo sucedido durante años;  incógnitas, hechos y personas  que se entierran en las cunetas o se custodian en los impenetrables archivos de la amnesia con el fin de seguir detentando el poder o encubrir la verdadera naturaleza y origen de quienes lo ejercen.

Uno de los secretos mejor guardados por el nacional catalanismo y su actual movimiento independentista es precisamente  su origen ideológico y su relación con los personajes  y las organizaciones más tenebrosas de nuestra historia reciente. Gracias a la democracia y a la mentira colectivamente aceptada  de una transición ejemplar,  miles de personas que trabajaron activamente para el franquismo, que se enriquecieron a su sombra y que de una u otra manera se beneficiaron del régimen -apoyando por activa o por pasiva  la represión social que sufrieron los trabajadores  y  los campesinos de todo el país- se reconvirtieron en demócratas de toda la vida militando en  Alianza Popular (ahora PP)  o la Unión del Centro Democrático (UCD).

En Cataluña, esa limpieza de cutis y la liposucción fascista  a la que se sometieron los catalanes franquistas (Cataluña fue una de las regiones que más voluntarios aportó al ejército de Franco)  fue llevada a cabo en los quirófanos de cirugía plástica de Convergencia i Unió (CiU) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). De hecho, los líderes que dirigen hoy día el proceso independentista son hijos políticos de los herederos del franquismo, la burguesía barcelonesa y sobre todo de la Cataluña interior postcarlista, beneficiarios  a su vez de Cambó y la Lliga regionalista, quien financió generosamente el glorioso alzamiento nacional que acabó con la legítima  II República Española.

De hecho, podríamos remontarnos a los años 30 para comprobar que el nacional catalanismo se asienta en el poder industrial y financiero, y que su origen y principal objetivo era  neutralizar el gran poder de las organizaciones obreras anarquistas, comunistas y socialistas que pusieron contra las cuerdas al sistema de explotación laboral caciquil y por tanto a los grandes potentados que esclavizaban y se enriquecían de modo inmisericorde gracias a salarios de miseria a los inmigrantes andaluces, castellanos, murcianos y extremeños.  Ese es el verdadero motivo del surgimiento del sentimiento nacional catalán. En España, hasta el siglo XIX  no hubo nunca sentimiento nacional patriótico.

Y es que, tal  y como demuestra con profusión documental Joan Lluis Marfany en su último libro “Nacionalisme español i catalanitat”, el nacionalismo español es un invento de los mismos catalanes potentados que sufragaron la Renaixença  para que el pueblo se  enfrentase  con convicción contra la invasión francesa y no perder así su influencia económica ni su mercado, que era  eminentemente español. Según demuestra Marfany,  Manuel Milà i Fontanals y otros prohombres de la burguesía catalana fueron los creadores del sentimiento nacional español basado en la voluntad de los industriales catalanes en crear una industria nacional española que justificase las políticas proteccionistas y fomentase el intercambio comercial con otras zonas de España.

Familia Pujol, Alavedra, Prenafeta, Millet, Montull, Puigdemont, Mas, Junqueras, Mundó, Serret, Trull,  Artadi, Mas- Collell, Puig, Rigau, Gordó, Baiget, Boí,  y ese largo etcétera de políticos nacional catalanistas que han ganado elecciones con las  mismas trampas que el PP -gracias a la financiación ilegal- pasan hoy día como los líderes represaliados de un movimiento revolucionario de liberación nacional. Esta clase político-mafiosa es una eslabón más de la cadena de transmisión que lucha por la hegemonía económica en el mercado español, utilizando los mismos valores y estableciendo los mismos objetivos políticos  que hace un siglo propiciaron sendas declaraciones falsas de independencia, un Estatut de Autonomía, la neutralización del movimiento obrero catalán y ,en cierta medida, el golpe de Estado del general Franco que desembocó en la guerra civil.

Es decir, que los que hoy rezan en público oraciones por una República son los mismos que antaño la hicieron caer, o gobernaron y se enriquecieron  gracias a los 40 años de Franco. Son la banda rival de la mafia del PP que lucha como en las calles de Chicago por un territorio utilizando las armas de las banderas y de la identidad nacional, más eficaces  que el fusil Thompson.

Alguien podrá decir que toda esta revelación no es más que una elucubración sin fundamento. Sin embargo, es posible que se sorprendan cuando sepan que el origen de la bandera estelada es un partido llamado “Nosaltres sols” (Nosotros solos) fundado por Josep Dencás, fundador a su vez de ERC, quien el mismo día de la proclamación de l’Estat català huyó hacia la Italia fascista literalmente escurriéndose entre el alcantarillado de Barcelona. Dencás trabajó para la CEDA de Gil Robles, gritó un ¡Viva España! en Radio Barcelona como nunca se había oído y, efectivamente, fundó “Nosaltres sols” partido de influencias fascistas cuyo símbolo era la actual bandera de la estrella enmarcada en un triángulo.

En 1934, con la revolución obrera en Barcelona y ante la inseguridad de la burguesía industrial catalana, Companys proclama la independencia de Cataluña dentro de la Republica Federal Española, con el único objetivo de defender los intereses de los empresarios y  neutralizar el acceso al poder de los partidos revolucionarios. Esa situación político-social  evoca o recuerda  la huida de Mas en helicóptero a la puertas del Parlament y las porras de Felip Puig y Los Mossos con las que se desalojó violentamente  a la muchedumbre indignada el  15M. Estos hechos marcan en el calendario de la historia el inicio del llamado procès independentista contemporáneo. (El afeitado del Estatut del president Montilla no es más que una coartada).

Por eso es falso que CiU (Pdecat o JxCat) y ERC representen a una burguesía más progresista que  la que representa el PP. De hecho, el famoso plan de estabilización de Franco de 1959 -letal para la economía castellana, andaluza o extremeña  y muy beneficioso para la burguesía catalana- fue desarrollado por Joan Sardà Dexeus, economista de la órbita de ERC que había trabajado con Companys. Este plan dictó  que el 25% de la inversión del Instituto Nacional de Industria franquista  fuese a parar Barcelona y al mismo tiempo el empobrecimiento de los campesinos o habitantes de media España  que se convirtieron en mano de obra dócil y barata de los industriales catalanes. De manera que algún día habría que hablar de balanzas demográficas, tal y como  pide el historiador de la Universidad Complutense de Madrid,  José M. Faraldo.

Otro de los grandes secretos que los partidos nacional catalanistas se encargan de salvaguardar es el papel de sus padres políticos durante la guerra civil española. Suelen poner por delante de todo su relato victimista el fusilamiento de Companys para simbolizar el sufrimiento  catalán durante la guerra civil y la dictadura de Franco. La realidad es que el ejército franquista, y después su régimen represor, aniquilaron en combate y asesinaron en la postguerra  a decenas de miles de  trabajadores y trabajadoras comunistas, socialistas, anarquista y que muy pocos nacional catalanistas sufrieron la represión de la postguerra. No en vano, el Tercio de Montserrat a las órdenes de Franco se nutrió de la clase media acomodada catalana, la base electoral del nacional catalanismo, que huyó en desbandada hacia la zona sublevada a los pocos días del golpe porque  en primera instancia no triunfó en Barcelona.

Es significativo también que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre franquista  emitiese billetes de 500 pesetas con el rostro del poeta Jacint Verdaguer (símblo del catalanismo)  o sellos con el rostro de Josep Pla, sin duda alguna el mejor prosista en  lengua catalana.

Tampoco se recuerda y por tanto se silencia que  antes de la proclamación de la II República Española, el General Primo de Rivera estableció su dictadura gracias, entre otras cosas, al apoyo del nacional catalanismo, temeroso ante el grave conflicto  social que enfrentaba  abiertamente a trabajadores y empresarios en Barcelona. Puig i Cadalfach, dirigente de la Lliga, llegó a afirmar que Creíamos que Primo de Rivera resolvería el problema del orden público y le apoyamos”. Jonoy, la família Güell, el mismo Puig i Cadafalch y  Cambó financiaron al General golpista. Dos días antes del golpe, el propio Puig i Cadafalch y otros líderes participaron en un acto público gritando vivas a Catalunya y Euskadi  libres para engañar a sus bases.

Y así...

En los pueblos catalanes nos conocemos todos y todos hemos visto alcaldes franquistas ganar las elecciones militando en CiU. Donde yo vivo, el primer alcalde democrático también  militaba en CiU y era  hijo del  anterior franquista. Ya en democracia, se hizo con una fortuna gracias a las comisiones a cambio de destrozar  urbanísticamente el pueblo, de tal manera que, una vez desalojado del poder, huyó  a Andorra. Pasados diez años sus delitos prescribieron. Hoy día se pasea ufano colgando carteles en las paredes o lazos de plástico amarillos  a favor de los políticos catalanes presos o en favor de la República catalana. Su hija es una técnica liberada del PEDeCat. En mi pueblo, el núcleo duro de la organización de los actos independentistas está formado por aquellos que jamás habían salido a la calle para solidarizarse con ninguna causa; solamente  el día de ir a votar Pujol  y los domingos y fiestas de guardar, a misa. Recogen el chiringuito de la ANC cada sábado con su Audi Q8.

La historia reciente de Catalunya nos arroja nombres y apellidos franquistas reconvertidos convenientemente en nacional catalanistas  y ahora en independentistas. El alcalde de Badalona de 1954 a 1961, Santiago March, fue requeté en la guerra civil, presidente de Falange, medalla al mérito en 1957 impuesta por  Franco, integrante en  las lista de Jordi Pujol en la primeras elecciones. Josep Mª Coll i Majó fue alcalde franquista de Sant Celoni y  fundador de Omnium Cultural, diputado por CiU. Miguel Montaña i Carrera fue el alcalde franquista de Lérida y procurador en las Cortes franquistas, diputado por CiU en 1984, año en que Puigdemont empezó a militar y dos años antes de que Artur Mas se integrase en CDC de la mano del convicto y confeso Lluis Prenafeta.  Enric Olivé, alcalde franquista de Tarragona, diputado por UD y medalla de Oro de la Generalitat en 1994. Josep Aragonés, alcalde franquista en Pineda de Mar; su Nieto es dirigente de ERC. Josep Gomis, alcalde franquista de Montblanc, procurador de las cortes con Franco, diputado por CiU y delegado del gobierno catalán en Madrid. Etc.  Así, en cada pueblo y en cada ciudad de Cataluña.

Esta es la realidad  del origen y la naturaleza del movimiento independentista catalán. Una iniciativa política que, como en los años 20 y 30 del pasado siglo, cumple el objetivo de reorientar las inquietudes  y la indignación de las clases populares hacia sentimientos identitarios  a través de la mentira, el engaño, la manipulación y la acción decidida de determinados medios de comunicación -públicos y subvencionados- que señalan,  frente a las aspiraciones  de bienestar de la gente, como su enemigo  identificable  a España  y sus ciudadanos,  autores y causantes  de todas sus desgracias. Todo con la complicidad de la izquierda catalana “pagafantas” y los sindicatos, que asumen sin ningún rubor el discurso etnicista, supremacistas y  victimista nacional catalanista y que se han dejado robar  en mi nombre y en el de tantos otros que sufrimos actualmente de  orfandad política e ideológica,  la significación, la historia y las potencialidad política de la palabra República en España.

Los herederos políticos  de quienes la  fusilaron en Cataluña ahora se la apropian con el objetivo de mantener sus privilegios a costa de la ilusión de la gente, que no se esfuerza en desentrañar algunos secretos porque, tal y como escribe Javier Marías en “Berta Isla”, “el pueblo siempre es inocente. Con el pueblo, que a menudo es vil, cobarde e insensato, nunca se atreven los políticos a criticarlo […] Invariablemente lo ensalzan. Se ha erigido en intocable y hace las veces de los monarcas despóticos y absolutistas. Como ellos posee la prerrogativa  de la veleidad impune. No responde de lo que vota  ni de quién elige, de lo que apoya, calla, otorga, impone y aclama. Yo no tenía ni idea. A mí me manipularon, me indujeron, me engañaron y me desviaron. Qué sabía yo, pobre ingenuo. […] “
Memoria eterna en el 14 de abril por  los que  defendieron con su vida y su sufrimiento  la legalidad democrática de la II República Española. Su sangre y su valentía son  ejemplo y semilla. ¡Viva la República!

11 comentarios:

Fackel dijo...

He leído y tomado en consideración la argumentación que haces. Podría cuestionar algunos puntos menores pero no los descalifico. Probablemente esa trayectoria conservadora, cuando no facciosa y camaleónica, en Cataluña, haya sido una constante vinculada a la burguesía catalana. Los otros valores, los de la izquierda, y el persistente dar la cara desde sus organizaciones obreras a lo largo del XIX y XX, sufrieron tanto a manos del franquismo estatal como de las clases pudientes catalanas. Lo indignante del momento es que se haya producido un harakiri entre la izquierda, haciendo dejación de una herencia y una personalidad de resistencia, para entregarse torpemente a una mitología tradicionalista que pretende, como bien dices, hurtar y secuestrar el concepto republicano para no llegar a ninguna parte y no dar respuestas a los problemas de la ciudadanía. Desde luego, con todo lo que está aconteciendo, va a ser difícil mantener en el futuro la reivindicación republicana ante el conjunto de nuestros paisanos. Salvo un cambio de rumbo, hoy imperceptible.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Hola Fackel.
La burguesía catalana sufrió los bombardeos indiscriminados sobre Barcelona igual que todo hijo de vecino, pero el peso de la represión franquista no fue nacional, sino social e ideológica. De hecho, el franquismo y después sus epígonos del PP han copiado del nacional catalanismo actitudes, valores y normas patrióticas, o al menos se han alimentado recíprocamente. Por eso no se nos puede olvidar que los trabajadores y trabajadoras catalanes y los partidos que les representaban las víctimas de la guerra golpista.

Hoy, el neocarlimo catalán del siglo XXI (qué sarcasmo y qué ironía del destino que Puigdemnot se llame Carlos y se halle fuera de territorio español)es la continuación de aquel de los "Episodios Nacionales". Lo increíble del asunto es que, a pesar de que la sociedad está formada y cuenta con plena libertad para acudir a las fuentes de información, haya cerca de 2 millones de personas que sigan al flautista, del mismo modo que 7 millones votarían otra vez al PP.

No hace falta mucho esfuerzo. Solamente mantener un mínimo de espíritu crítico y conocer el producto que nos venden. Si fuese así verían que esto no es más que una guerra entre mafias cuya consecuencia es la neutralización, otra vez, del acceso al poder de las clases populares

Muchas gracias por pasar, Fackel.

¡Salud y República!

Temujin dijo...

Con permiso, claro, bien expuesto y sencillo. Tomo nota

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Un saludo, Temujin

Aquí no hace falta pedir permiso. Di lo que quieras y cuando quieras
;)

Carlos dijo...

Brillante de nuevo hablador. Esta supuesta revuelta amarilla, con sonrisa amplia y contra un Estado opresor no es más que la imposición de una clase supremacista que quiere continuar siéndolo y que está decidida a acabar con cualquier iniciativa de izquierda, la cual, como bien indica hackel, ha hecho dejación total. Ha sido un engaño absoluto que parece no tener fin y que ha provocado que un alto porcentaje de población encuentre un enemigo común (teoría básica de todo nacionalismo)para, como bien dices, esconder las miserias propias.
Saludos
Carlos

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Al menos, Carlos, nos reconfortamos entre unos cuantos que tenemos que permanecer despiertos todo el día para no sucumbir en el sueño a la invasión de los ultracuerpos.

Es desalentador, la verdad. Y ahora se suman sin ningún rubor los sindicatos. A Colau le bloquean los presupuestos, los proyectos de ciudad, le torpedean el gobierno de la ciudad, y ella y los Comunes a su lado, tricionanado a quienes les votaron y, lo peor de todo, poniéndolos en brazos de los demagogos de C´s. Parece que padezcan un síndrome de Estocolmo después dse un secuestro ideológico de años en los que el pujolismo ha convencido al personal de que el catalinsmo es antifranquista y demócrata, cuando resulta que es todo lo contrario. Yo he optado por llamarlo con hace Jose M. Falardo, nacional catalanismo, por el poder deconstructivo que contiene el término.

Solamente confío en el péndulo de la historia. Lo malo es que no sé si todavía está en fase ascendente hacia el lado perverso. Espero que ya haya llegado al extremo y ahora se dirija hacia el extremo opuesto, y en el impás diffutemos un poco de sentido común (¡Con quñe poco nos conformamos ya!)

¡salud, Carlos!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

¡Con qué poco nos conformamos ya!, quería decir

Perdona, Carlos

Carlos dijo...

Lo que está sucediendo en Barcelona es lamentable. Han secuestrado la ciudad y la quieren convertir en nacionalista si o si y lo peor, como bien dices, es que aquellos a los que otorgamos la confianza por entender que prevalecía un ideal progresista de izquierda por encima de un nacionalismo que no construía, van dando bandazos al haber rechazado el apoyo de los únicos que se habían implicado en el proyecto. Una pena porque esto va a pasar factura y nuevamente la burguesía nacionalista se hará con el poder y la ciudad irá muriendo poco a poco.
Saludos Hablador

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Así es . Ya ocurrió a principios de la democracia. La izquierda se dejó birlar la hegemonía y se la regaló a CiU. En lugar de luchar contra las patrias y las banderas (que siempre han sido las herramientas de los poderosos) aceptaron que los nacional católicos eran demócratas de siempre y se dejaron arrebatar el patrimonio del sufrimiento en la postguerra y en la dictadura. Y ahora otra vez... Todavía tenemos que ver de nuevo a algún Pujol-Ferrusola en cargo público, ya verás...

Roy dijo...

Magnífico. Sólo añadir que 2 millones no los conforman "los herederos". Que los conforman personas, muchas con sentimiento de patria, muchas sin él. El camino hasta saber cómo es posible que por mucho que quieras tu tierra, tu lengua y tu bandera no puedes poner delante tu educación, tu sanidad, tu trabajo, tu pensión.... , este camino es el que debería recorrer la izquierda. Y dónde están? estos días veo a vecinos, amigos con los cuales había compartido ideología y que hoy me saludan con el lazo amarillo en la solapa. Primero, los presos políticos; después la bolsas de miseria generadas en la crisis y que no se eliminan, después la enseñanza pobre, pobrísima; después.... todo lo que deberíamos tener. Huérfamos. Terriblemente desolados.
Un abrazo

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Un abrazo, Roy