lunes, 9 de marzo de 2015

Los cuentos de Escle


Este texto es el prólogo al libro "Los cuentos de Escle", que muy amablemente me solicitó que escribiese su autora, Ester Solà, enferma de Esclerosis Múltiple
"Los cuentos de Escle" se puede  adquirir en Amazon y, dentro de un par de semanas se podrá encontrar a la venta en las librerías.
El libro también se puede conseguir a  través del web www.megustaescribir.com o escribiendo directamente a la autora Ester Solà a la dirección estersolaster@gmail.com
Vamos a meternos en la piel  de una mujer a quien  un buen día le comunican que su vida ya no será como hasta ahora la había vivido y que, sobre todo, tampoco será como  la había soñado. Vamos a hacer el esfuerzo de asumir el hecho de que, inmediatamente después al nacimiento de un hijo, todavía convaleciente del parto, nuestro cuerpo se revuelve y decide que a partir de ese instante va estar enfermo de manera crónica, y que la enfermedad va ir progresando día a día, imparable, durante años,  de manera paulatina, hasta el punto en el que necesitaremos un vehículo para pasear, para movernos de un lugar a otro de nuestra ciudad; un punto, en definitiva,   en el que no podremos desenvolvernos cotidianamente  igual que  la mayoría de las personas.
¿Difícil, verdad?. Ahora demos un paso más. Una vez que nos hemos puesto en la piel de una persona  a la que el destino ha hechizado con un sortilegio nefasto, ejercitemos nuevamente nuestra empatía y esforcémonos en imaginar cómo afrontar las consecuencias de la desgracia que nos ha tocado en suerte. Por muy potentes que sean nuestros poderes empáticos, pocos de los que han aceptado este reto  lograrán hacerse una idea exacta de lo que supone vivir con Esclerosis Múltiple. Hay que estar muy cerca de la persona que lo padece para entender mínimamente  qué  le sucede a alguien, en su día a día,  cuando el cuerpo no quiere obedecer las órdenes que le transmite el cerebro.
Ester Solà Melgosa padece Esclerosis Múltiple (EM). Según suele explicar ella misma, los neurólogos dictaron que la enfermedad se desencadenó el día en que nació su hija Ariadna, su queridísima y brillante Ariadna. Unos años después del diagnóstico, cuando los síntomas  gradualmente se hacían  ostensibles, decidió que iba a ser escritora. Esa fue su manera de afrontar la realidad. Quería escribir para que usted, y yo, y el máximo número de personas posible, supiesen qué hay detrás de esas dos letras frías que condensan en un brevísimo acrónimo impronunciable, cada minuto de una vida en  los últimos 15 años.
Y se puso manos a la obra. Después de algunos intentos infructuosos,  surgió ese instante mágico, ese momento en el que aparece la idea y ya nada puede detener la creación. ¿Qué mejor modo de divulgar que contar un cuento? ¿Qué mejor modo de  eliminar el  estigma social que se adhiere a una enfermedad y a los que la padecen, que utilizar personajes e historias universales? ¿Hay alguien que no conozca a Pinocho,  a Blancanieves,  o  la Cenicienta?
Millones de personas, a través de la historia, han crecido  con los cuentos de Charles Perrault, de los Hermanos Grimm o de Carlo Collodi. Generación tras generación, sus historias han transmitido que el bien y la bondad siempre acaban triunfando. Las vicisitudes de sus criaturas, a pesar de que todas ellas sufren,  de un modo u otro,  injusticias y contrariedades, finalizan siempre de manera feliz.  Y fueron felices durante el resto de sus vidas” suele ser la última frase de los cuentos.
Ester Solà Melgosa ha escogido algunos y los ha versionado, introduciendo nuevos personajes  que tienen que ver con la enfermedad con la que vive. Como en todo cuento clásico, son personajes buenos y malos, perversos y benéficos, que interactúan con las principales estrellas de la fantasía infantil occidental. De ese modo, surge, por ejemplo, “El hermano de Pinocho”, en mi opinión, la joya de este libro que Ester ha escrito –creo-   con tres objetivos: demostrarse a sí misma  que era capaz de crear. Ofrecer a los lectores adultos la posibilidad de hacer llegar a los más pequeños, con un punto de vista diferente ( sin eufemismos, con naturalidad y sencillez, a través de la imaginación y la fantasía)  qué supone para alguien la llegada de una enfermedad como la Esclerosis Múltiple. Y, finalmente, abrir una vía a la esperanza; el anhelo del remedio y la curación gracias a la investigación y los avances  científicos. No podía ser de otra manera: como en los cuentos clásicos, todo debe terminar bien.
Sin embargo, aunque Ester Solà utilice la fantasía para hablarnos de su enfermedad, hay en el libro un cuento que no lo es. Se titula “El enemigo dentro”. Es el relato descarnado de su epopeya, y por eso  hay que leerlo de otro modo.  Hay que acometer su lectura  sin miedos, con respeto y, por qué no, con curiosidad, porque en él se nos describe paso a paso y sin tapujos la vida real de Ester desde que, hace 15 años, en la habitación del hospital donde convalecía del parto de su hija Ariadna, percibió que un humo negro se colaba bajo el filo de la puerta y permanecía  flotando en la estancia, como  una niebla premonitoria.
Lean este libro a sus hijos y díganles que detrás de cada cuento hay una persona que lucha, que no se rinde, porque nunca ha perdido la esperanza. Enséñenles a vivir la vida intensamente, a no desperdiciar un solo minuto, a valorar cada paso que dan, literalmente. Y sobre todo, si como yo no han sido capaces de meterse en la piel de una persona que vive una vida que jamás imaginó, absolutamente condicionada por los efectos de una enfermedad, utilicen este libro para comprobar y dar fe de que existen personas, igual que su autora, capaces de sobreponerse a los golpes más duros del destino, porque de ellas tenemos mucho que aprender.

11 comentarios:

ESTER dijo...

Ya te comenté que me emocionó. Sin palabras.

Besos, Ester

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Un abrazo, Ester

Babe dijo...

Muy valiente Ester Solá, la admiro, y un prólogo estupendo.
Lo compraré y lo leeré.
Un abrazo, :)

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

¡¡Muchísimas gracias Babe!!
Abrazos fuertes

Hostal mi loli dijo...

Suerte!! Un abrazo

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Abrazos, Loli

Ana Rodríguez Fischer dijo...

¡Sobrecogedor!
Arrumba todos los tópicos sobre depresión post-parto (en la que nunca creí) porque no podía haber vacío si llegaba la vida...
Leeré ese libro y hablaré de él a voces.
Gracias!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

¡Gracias a ti Ana!

Silvia De Toro Garcia dijo...

Yo queria comprar un ejemplar pero si usted esther me lo dedica de una persona con EM. A otra con 34 años y cuatro luchando que a veces se hace dificil.al leer el prologo me ha encantado y animado y me viene bien. Para q mi hija y mis familiares ..
entiendan....enhorabuena.

El Pobrecito Hablador del siglo XXI dijo...

Hola Silvia. Muchas gracias por tu comentario. Para poder cumplir tu deseo lo mejor es que escribas a la autora a la dirección de e-mail que he escrito al inicio de la entrada.
Mucho ánimo y mucha fuerza

ESTER dijo...

Hola Silvia. No sabes cómo me complace tu decisión. Desafortunadamente no tengo ningún libro físico para enviarte. Te paso el ISBN del libro en papel y en e-book:

Tapa blanda; ISBN 9788416339051
Libro electrónico ISBN 9788416339068

Un abrazo, Ester