martes, 17 de abril de 2007

La memoria


Estoy de acuerdo con Paul Auster cuando dice que la memoria es el espacio en donde las cosas ocurren por segunda vez. Y más viniendo de donde vengo.

Ese lugar, la memoria, tiene sus ventajas. Por ejemplo, que es imposible verlo con nitidez. Que las cosas que allí ocurren siempre las vemos desenfocadas. Otra (consecuencia de la anterior): que podemos cambiar lo ocurrido a nuestro antojo. De repente un desengaño se convierte en una enseñanza, un beso en una bofetada, un triunfo en la ruina, una desgracia en nostalgia, una bofetada en un beso, la noche en madrugada, la mañana en noche y la muerte..., la muerte de uno forma no forma parte del recuerdo. La mía sí.
Un disparo, la vida.


Vuelvo mañana

2 comentarios:

G de gracias, muy oportuno dijo...

Vuelves a tener más razón que un indio rebelde (de cualquiera de las colonias que aun conservan algún indio, claro).

A menudo Auster, con su metafísica, consigue ser tan palpable y sencillo que nos hace sentir un poco tontos. Tontos por no haber llegado por nosotros mismos a sus conclusiones, siendo tan obvias y evidentes. Y eso lo consiguen muy poquitos, sin resultar antipáticos.

Me ha gustado mucho tu post de hoy.
Por el tema.
Por la manera de expresarlo.
Y por que no deja de parecerme muy gracioso ver que te has puesto al día en novela y narrativa contemporánea tras tu resurrección...
y hasta citas a un newyorkino de finales del XX!!!

El Lince Ramon dijo...

P de publicar..
Pues eso, que ya cansado de identicarme con una letra y una palabra cada dia, y que no supieras quien soy, he desenterrado un blog que tenia por aquii olvidado y así tenemos los mismos recursos.

Salud y R.