martes, 14 de abril de 2015

14 de abril

Posiblemente se trate de una sensación mía, quizá muy particular, pero recordar a todos aquellos que lucharon y murieron por la democracia, por el futuro de sus hijos en un país nuevo, libre  y próspero, creo que me hace mejor persona.

¡Viva la República!

11 comentarios:

Juan Nadie dijo...

¡Viva la República! ¿Pero, cuál?

El Pobrecito Hablador del siglo XXI dijo...

Por responder de algún modo a tu pregunta, que espero que sea retórica: la pregunta que haces no es la acertada.¿cuándo? o ¿cómo? son las dos cuestiones pertinentes
El ¡viva !además va por la que asesinaron

Juan Nadie dijo...

La pregunta es retórica, claro. O quizás no tanto.
Es que ciertas repúblicas no me valen, lo siento.
Como concepto, bien. Me considero republicano. Pero es que llamamos república a cualquier cosa ¿Corea? ¿Venezuela, ahora mismo? No, gracias.

Francis Black dijo...

La República es una idea que se aguanta, la monarquía como idea no se aguanta. Las dictaduras que utilizan la palabra república tampoco merecen la pena. Una república social y funcional, laica en religión y también en ombliguismo seria mi propuesta El espacio como pequeño Europa y si nos ponemos utópicos, el mundo.

No soy anarquista, el anarquismo no me parece un sistema adecuado. Hay que tener una estructura seria, funcional ,que permita una vida media confortable y entonces a nivel personal si alguien quiere jugar a anarquista vale, pero enseñanza, sanidad, infraestructuras….. Esto es necesario y hay que ser riguroso. En un colectivo que funcione una persona se pude permitir más libertades, en el caos al final tienes más obligaciones para no caer en el abismo sin red.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Juan
Claro...
Cuando en España se grita ¡Viva La República! se están diciendo dos cosas: larga vida a la memoria de las personas que dieron su vida por ella y, también, fuera los Borbobes, porque es el pueblo quien tiene que elegir al jefe del Estado,
independientemente de que gane las elecciones un impresentable como podría ser el mismo Aznar o la detestable Rosa Díez: a joderse y a trabajar políticamente para que a las próximas gane alguien que nos guste más.
Las dictaduras son dictaduras, por mucho que no las gobierne un rey
¡Salud!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Francis,en esencia estoy de acuerdo contigo, aunque en cuanto al anarquismo, uhmmm , es que cada vez tiendo más a ver en ese sistema de relaciones humanas, sociales y políticas el ideal de convivencia.
¡No les necesitamos!

Salud

Hostal mi loli dijo...

Viva!!

Belén dijo...

Yo también voy a ser breve como tu entrada porque estoy de acuerdo: ¡VIVA LA REPUBLICA!!. Un beso

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Belén, me alegro de verte de nuevo por aquí

Salud y república, Loli

Abrazos y besos!!

Paco Castillo dijo...

Aplaudo tu proclama y me sumo a ella. Muchos logros sociales de los que disfrutamos, aunque cada vez nos quedan menos, se los debemos directa o indirectamente a la II República; la aprobación del voto de la mujer, afianzar la sanidad pública, instaurar una educación gratuita y laica, impulsar los derechos de los trabajadores…
Y, como bien señalas, apostar por esos avances les costó a muchos la libertad y la vida. Qué injusta es la memoria a veces. Un saludo.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Sí, que injustos somos y también qué estúpidos, porque los ciudadanos de un país que olvida de ese modo tan vergonzoso su historia no se merecen otro calificativo.
Olvidar a quienes lucharon por nuestro futuro (que es nuestro presente) es, además, una traición
¡Salud, Paco! y gracias por pasar