domingo, 23 de septiembre de 2012

Catalunya Sánex


Creo que durante los cinco o seis años que llevo escribiendo cada semana en este blog nunca me he dedicado a comentar la fotografía que encabeza el texto. La imagen que aparece en mis entradas suele hacerlo, sencillamente,  a título ilustrativo, algunas veces de manera simbólica y otras pocas alegóricamente. Pero siempre llega el día en el que uno se traiciona a sí mismo,  y ese día ha llegado, porque no me puedo resistir, porque no me la quito de la cabeza, y sé que hasta que no lo haga no podré dejar espacio para otros motivos  de los que, la verdad, me apetece más escribir. De hecho tenía ya medio embastado el número XXVIII de “El mito y la furia”, pero no encuentro el modo  de centrarme, porque una y otra vez se me viene la sangre a la garganta y se me atraganta la boca del estómago.

La muestra que he encontrado no es muy buena, pero creo que la imagen se distingue bien. Se trata de la portada del vídeo que ha publicado La Vanguardia, producido por TV·3, con motivo de la multitudinaria manifestación independentista del 11 de Septiembre de 2012.

Ahí está  el niño, entre banderas estrelladas, igual que un idolillo adorable,   ocupando el primer plano de la portada, tan extraordinariamente rubio, tan  ario como la madre que lo parió, enmarcados sus mofletes rosados, bien alimentados, en un ramillete cuidadosamente peinado de rizos dorados; dorados  como los mismísimos rayos del sol, como el hijo de un genuino dios teutón.

El niño sonríe despreocupado, y  mira con sus ojos azules celestes al acompañante de quien dispara la foto, con la finalidad de  aparecer ante sus compatriotas naturalmente catalán, espontáneamente catalán, un auténtico hijo del Mediterráneo, exponente del crisol de razas y colores que llenan las calles catalanas, los campos catalanes, las fábricas catalanas, las colas del paro catalanas, los colegios catalanes, las lista de espera de los hospitales catalanes, o las de los embargos hipotecarios de los bancos catalanes.

Porque este niño Sánex, tan representativamente catalán, tan inequívocamente catalán,   nos sustituye a todos, claro; pretende ser un espejo de lo que somos. José Antich, el director de La Vanguardia, tan rubio él, quiere que veamos en el chiquillo bermejo de la manifestación el futuro del país. De ahí que  no sea  casual que el infante rubiales haya sido escogido entre otras posibilidades tipológicas para tan grande causa, para tan trascendental momento.

De hecho,  en Catalunya es muy habitual encontrarse con especímenes así. Solamente hay que echar un vistazo al Parlament. Ahí tenemos a otros tanto rubios antológicos, como Oriol Pujol, el mismísimo Mas, el auténtico rubio transparente Duran i Lleida, o la rubia trepa Sánchez Camacho, por no hablar de los rubios  despampanantes Joan Laporta, o  Joan Herrera, o los rubiales Felip Puig, Mas Culell y mi querido Francesc Homs, el robot que ejerce de portavoz del govern, al que podría fichar Rideley Scott para su próxima secuela de "Alien". La lista, en fin,  se haría interminable.

En Catalunya es  realmente complicado encontrar un parlamentario, un concejal o un alcalde,  moreno, o castaño. Prácticamente todos son igualitos al  niño de la foto.

Pero donde de verdad encontramos la esencia y los orígenes de tanto rubio azulado en Catalunya es en  su Historia: Macià, Companys,  Tarradellas, Pujol, Maragall, Montilla (sí, Montilla también fue President), Rafael de Casanovas o el ínclito Cambó  lucieron sendas caballeras rubias platino, cual cantantes suecas.

Pensándolo bien, TV3 y La Vanguardia, con la portada del vídeo sobre La Diada del año 2012, quizá expresen, sencillamente, un deseo: una Catalunya  Islandesa, donde el pueblo enchirona a los políticos corruptos que juegan con el futuro y con los sentimientos de los ciudadanos. Prefiero pensar eso a la posibilidad de una innovadora ley de normalización racial, que muy pocos cumplirían. Ya lo decían los modernistas: ¡La llum ve del nord! (¡La luz viene del Norte!)

Qué  a gusto me he quedado.

12 comentarios:

Alan dijo...

TV3 = La Vanguardia = CyU = Burguesía
Que los propagandistas sean unos indeseables no nos convierte en indeseables a todos los independentistas de este país. Históricamente, los catalanes nos hemos caracterizado por ser una sociedad abierta, pacífica, acogedora y tolerante. El cáncer que tenemos y hemos tenido siempre es este 1% de la burguesía que se vendería hasta a su madre sólo por un poco más de poder.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Pues claro Alan. Eso está más que claro, independientemente de lo que yo opine acerca de las llamadas "luchas nacionales de los pueblos".

De hecho, si lees con atención, nombro a José Antich (él firma así) como responsable de la cosa, y no al pueblo de Catalunya, o mejor dicho, a los que de manera sincera se creen el asunto, que son, esencialmente, una mezclilla de fenicios, árabes y judíos.

Me alegro mucho de que hayas escrito un comentario Alan. Un abrazo muy fuerte. Salud y mucha, mucha suerte. A menudo me acuerdo de ti: cada vez que escribo la contraseña en el editor del web ;)

Anónimo dijo...

Certero. Estoy de acuerdo contigo en que el niño Sanex es el niño que quieren para un futuro. Prácticamente va unido nacionalismo y pureza de sangre: somos los que aquí no los de fuera, somos los que tenemos un RH - como decía Arzalluz.

Qúe miedo da todo!!!!! Básicamente porque demasiado subliminal para que estemos alerta.
Un abrazo

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Pero lo bueno es que, en general, los nativos de aquí no son así. Lo dicho, somos una mezcla de árabes, judíos y fenicios, y entre medio, godos y visigodos. Ahora hay que sumar, además, nigerianos, senegaleses, mayas, aztecas y quechuas... Otra cosas es el aspecto que a algunos les gustaría tener para desmarcarse de la España morena y de barba cerrada, o de un pais multiracial repleto de emigrantes a los que hay que esconder. Ya lo dijo Ferrusola: ens ompliran el pais de mezquites. Deseos arios.

Alan dijo...

Lo que quería decir con mi comentario anterior es que esta panda de burgueses hijos de puta se amoldan a las circunstancias para sacar el mayor provecho personal. Cuando Franco ganó la guerra fueron los primeros en ponerse de su lado (de hecho, el 90% de la militancia de Unió Democràtica de Catalunya son ex falangistas). Ahora han visto que el pueblo de Catalunya está muy harto de la relaación con el gobierno central y "piden el divorcio". Muy astutamente, los "hijos del Conde de Godó" han visto en ello un filón de oro para lucrarse, así que no sólo aprovechan para vender artículos relacionados con el tema, sinó que cambian radicalmente su discurso político para luego avanzar elecciones y asegurarse así una más amplia mayoría. Todo son estrategias y manipulaciones, y a demás son fáciles de llevar a cabo, ya que percibo a la sociedad catalana (y me duele decirlo) como immadura, ingenua y mediocre.
Soy independentista, pero no nacionalista. La gente que es como yo no somos nacionalistas por el simple hecho de que creemos que nuestra nación no es la mejor del mundo, pero aspiramos a ser mejores, y vemos en la independencia un camino para conseguir eso.
Lo que pretenden los cerebros del NWO es uniformizar, anular identidades, disipar fronteras y así gobernar sobre toda la humanidad, que vivirá sometida a este gobierno mundial. Contra esto: descentralización, preservación de todas las culturas, lenguas y religiones, cooperación mutua y evolución. Los seres humanos somos gregarios, y por milenios hemos vivido en tribus que, o han sabido convivir con sus vecinos, o han guerreado hasta vencer o destruirlos. Cuando han surgido los imperios debido a esta segunda opción, la historia demuestra que cuanto más grandes se tornan, más traumática es su caída (Roma, Grecia, España...). En mi opinión hay que volver a la idea de tribus que sean capaces de saber convivir, cooperar y evolucionar.

Sigo leyendo todas tus entradas, pero ha sido hoy que me decidí a opinar porque es un tema que me toca muy de cerca. Hace años que hago pedagogía del independentismo como salida pacífica al conflicto existente con las Castillas desde hace siglos, en que se nos trata como a una colonia.

Te echo de menos muy a menudo, me encanta tu forma de disfrutar de la vida gracias a sus pequeñas grandes cosas; me gusta lo humano y diplomático que siempre has sido (y eres), y me alegra mucho el hecho de que tengamos alguna discrepancia, ya que siempre es un placer confrontar ideas contigo, ni que sea en la distancia.

Un fuerte abrazo!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Fijate Alan, que sin ser independentista, suscribo cada una de las palabras que has escrito.
Un abrazo muy fuerte amigo, y gracias por dedicarle tiempo a este blog.

ESTER dijo...

¿Tanto te hace pensar esa foto? Yo ni me la miro.
Corroboro al 100% el último párrafo de tu entrada.
La palabra que más me ha gustado es la de "trepa", por no decirla más gorda, dedicada a la Astrolopitecus de la Camacho.

Antes no era Independentista, ahora sí.

Un beso, Ester

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Pues, ESther, esa foto dice más que todos los discursos que puedas oir, o que todo el contenido del video
Esa foto en realidad es un editorial. Las cosas en comunicación de masas no se hacen porque si. Está todo perfectamente estudiado, y todo tiene un objetivo
En cuanto a la Camacho, a mi se me habían ocurrido otros epítetos.

En relación al indepententismo,el proceso que se ha dado en ti le ha ocurrido a mucha otra gente. Cada cual sabrá sus razones

Un beso fuerte

Ana Rodríguez Fischer dijo...

A eso se le llama coger el toro por las astas....
(el símil taurino es deliberado; más pertiennte que la foto del niño Sanex, que (estéticamente hablando) es más celta que fenicio; lo que da que pensar, a qué negarlo).
¡Bravo!
Y Kisses!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Ese bravo tambièn te ha salido muy taurino ;)
Es un descaro que no tiene nombre. La burguesía catalana quiere ser lo que no puede ser, en lugar de reconcerse en el espejo cada mañana.

El tema es pura y simplemente, una astilla que salta de la lucha de clases, porque esta gentuza se ha identificado siempre con la prosperidad empresarial nórdica y anglosajona para negar la pobreza morena, de barba recia y olor a ajo. Todavía recuerdo la famosa glosa de Eugeni D'Ors hablando de emigrantes andaluces, murcianos y extremeños navajeros que nunca se peinan.
En Catalunya, el concepto nacional y la lengua han sido, y siguen siendo, armas burguesas de clase, discriminatorias y de una gran carga xenófoba. Por eso, quieren colocar junto a su lengua y a su cultura, una raza totalmente ajena a la clase trabajadora que incomprensiblemente sale a la calle a hacerles el bolsillo gordo y además les vota.

Salud, Ana

Anónimo dijo...

Para ser independiente hay que ser economicamente independiente. Un pais cuyos gobernantes lo han endeduado por, al menos tres generaciones, no podrá ser independiente hasta, al menos, tres generaciones, eso si paga las deudas. Independientes, pobres y en manos de los acreedores ? Vaya futuro independiente! Es como cuando decimos : mi casa, mi piso, mi coche y estamos pagando hipotecas y créditos. No perdone, el piso, el apartamento, el coche son del banco y no serán suyos hasta que Vd. haya pagado lo que debe. Enfin, como el gallo de morón sin plumas y cacareando...

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Anónim@, estamos de acuerdo, hoy día el único país independiente es aquel que se atreve a declarar su soberanía nacionalizando la banca, delarando gran parte de la deuda como odiosa y recuperando el derecho de emitir monedo cuando le salga. Mientras tanto, todo es un brindis al sol, un juego peligroso porque estan en juego los sentimientos de pertenencia e identificación cultural de las personas.
Muchas gracias por tu comentario