jueves, 7 de julio de 2011

Ucronía imposible


Hay momentos de nuestras vidas en los que provocamos un cambio capital en la dirección de nuestro destino al resolver alguna disyuntiva prosaica.

Me pregunto, a veces, qué hubiese sido de mí si en lugar de ir a clase aquella tarde de otoño, me la hubiese saltado, como era habitual, para ir al bar a beber cervezas y jugar al billar. Seguramente no habría visto tu sonrisa, ni tus ojos negros, calientes como cielo en llamas. No habría oído tu voz clara. Y tampoco habría contemplado tu manera de andar, entre los pupìtres, buscando alguno libre. Aquel día llegaste tarde, preguntaste si era allí en donde se impartía la asignatura, y después de que alguien te lo confirmase, te dispusiste a escoger asiento.

No sé si de manera casual (sí sé que nunca lo sabré ) te diste cuenta de que había uno disponible justo delante de donde yo había dejado de tomar apuntes para intentar atraer tu atención mirándote descaradamente. Al sentarte, toda mi realidad y mi completa existencia en la tierra quedó envuelta en el perfume que a partir de aquel día no me dejó dormir hasta que te tuve.

Te giraste y me pediste un bolígrafo, porque el tuyo no escribía, aunque quizá sí, pero esto tampoco llegaré a saberlo nunca. Mientras tanto, una presencia borrosa explicaba sobre la tarima qué era el bilingüismo y qué era la diglosia.

Desde entonces hemos desplegado nuestras vidas al viento de aquella decisión mía, y de la tuya, que te puso en aquel lugar y en aquella hora precisa liquidando para siempre otros destinos que nos aguardaban.

4 comentarios:

Joeller18 dijo...

Cada día nos tropezamos con mil y una casualidades.
También es una casualidad acertar al 50%, que una pareja perdure en el tiempo.
Y hoy en día en vez de una casualidad, lo raro es que se profese una declaración de amor. Por aquello de que con el tiempo se va la fogosidad del principiante.

NENA dijo...

Ucronía: Reconstrucción lógica, aplicada a la historia, dando por supuestos acontecimientos no sucedidos, pero que habrían podido suceder.

Es decir, lo que pudo haber sido y no fue...

Del griego:

ou-topos (utopía) : fuera del espacio.

ou-cronos (ucronía) : fuera del tiempo.

¿Qué prefieres? Yo prefiero lo utópico a lo ucrónico.
Las utopías se pueden soñar, las ucronías se aborrecen.


Un beso, NENA

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Joeller, creo que el fuego, con el tiempo, calienta más.

Nena. la ucronía y la utopía tienen algo en común: detrás de ellas hay deseos de cambio. Por eso esta ucronía de la que escribo es imposible, porque tal y como es la historia, es perfecta.

Un abrazo a los dos

Ana Rodríguez Fischer dijo...

Pupitre... como tal, no es una palabra bella, eufónica.
Pero es tan potencialmente hermosa...
La prueba, tu evocación...